miércoles, 20 de junio de 2012

Día de la bandera

Un beso a la hermana, otro a la prima.
Está la otra hermana con su marido y dos nenes. 
Estamos nosotras con otros dos nenes. 
Está la futura mamá gestante con dos nenes (pero todavía en la panza). 
Está su novia, la mía. Paulita y su respectiva señora. 
Cae un rato más tarde Moni, sin novia, esta vez, porque estaba lejos. 
Llegan sobrinos y amigos de la familia. 
Le cantamos el feliz cumpleaños a la homenajeada, que es la futura mamá gestante. 
Se impone el chiste fácil en el momento de ofrecer tortas varias. 
Hablamos de nuestras casas, de quienes se casan, de mudanzas, de nacimientos y vacaciones. 
El must de la noche se vuelve llegar a poner la mano en la panza justo en el momento en el que los mellizos se estiren, fascinados por el chocolate que acaba de comer la mamá. 
Elogiamos a Moni que me trajo un litro de precioso aceite de oliva. 
Prometo comida casera a cambio de la panzada de sushi a la que nos invitaron el fin de semana pasado. 
Me termino comiendo cada uno de los sándwichs de miga que los nenes (los nuestros) comenzaron a comer con un entusiasmo que desapareció en el momento en que notaron la berenjena o la anchoa. 
Nos reímos y sacamos muchas fotos. 
Imaginamos ya a los mellizos correteando y armamos futuros turnos de babysitting para que las madres puedan participar del fultbito de los jueves. 
Una muestra de lo que sería nuestra bandera.


5 comentarios:

Inspeculum dijo...

Cómo dice que le va?
Yo la veo, de lejos, como muy patriótica. O matriótica, ya no sé bien.
Me la saluda a la otra yo de usted.
Con todo respeto
A.

Missie dijo...

Cuántas sonrisitas en el post...Una hermosísima bandera!!!!!! Que no deje ella de desplegarse y ustedes de disfrutarla!!!

Fiamma dijo...

Insp: celebro volver a encontrarme con sus respetos por aquí. Repartiré los saludos de rigor. Matriotismo embanderado, mi querido.
cura et uales

Missie: gracias por pasar. Un beso
;)

Euge dijo...

Hace mucho que no te leo y la verdad leerte feliz me alegra mucho.

Espero que sigas siendo así de feliz y que comas sandwichs masticados muchos años más.

Un beso grande

Fiamma dijo...

Euge: es verdad, nos perdimos un poco el rastro en estos tiempos. Igual, ¿viste que podés leerte menos, pero nunca te dejás de leer?
un beso